📆 Solicita cita gratuíta 👉 AQUÍ 👈

Todos los días nos aseamos y cuidamos nuestro aspecto exterior y meditar debe formar parte de nuestro aseo interior, es ducharse por dentro, es la forma de limpiar la suciedad emocional que vamos acumulando día a día, que al igual que la basura de casa si no la sacamos todos los días acaba oliendo.

Cuando sometemos a nuestro cuerpo a estrés físico se acelera el pulso aumenta la frecuencia respiratoria etc., pero paramos y el cuerpo tiende a normalizarse. Esto es distinto cuando estamos sometidos a lo que consideramos tensión emocional, somos incapaces de parar de dejar de dirigir nuestra atención de forma recurrente hacia este suceso trastornador ¡somos incapaces de parar!,  incluso cuando dormimos aparecen pesadillas nos despertamos a menudo y no logramos romper este círculo viciosos que va en aumento y es cada vez más amenazante.

La meditación no es dejar la mente en blanco, la mente no funciona así, siempre está funcionando incluso cuando dormimos. Meditar es estar en el momento presente siendo consciente de nuestro cuerpo, de nuestra respiración, conscientes del momento, conscientes al fin y al cabo de todo aquello que hemos automatizado cotidianamente.

Imaginemos que existe una pastilla de última generación, (nos encantan las pastillas) con un gesto y tragar se soluciona todo, y a otra cosa. Pues esta pastilla de última generación le reducirá la sensación de inestabilidad según avance en el tratamiento ya desde la primera toma notara sus efectos. Experimentará cambios como reducción del nerviosismo, reducción del estrés de la ira, dormirá mejor alejara de usted los pensamientos negativos y pesimistas, dejara de anticipar acontecimientos ¡sin efectos secundarios y gratis!.

Si controlas tu forma de pensar controlas como te sientes. Tus pensamientos están acostumbrados a ir por libre después de todo llevan contigo durante toda tu vida, y te conocen muy bien, saben convencerte de forma efectiva para que tengas comportamientos no deseados, ataques de ira de los que nos podemos arrepentir o conductas de las que no nos sentimos satisfechos. Es habitual decir no tengo fuerza de voluntad para hacer esto o aquello, pero no se trata de fuerza de voluntad, vivir ya es un acto de voluntad, madrugar cada mañana para trabajar, cuidar a nuestros seres queridos ya son actos de voluntad cotidianos. Esta afirmación lo único que consigue es minar tu autoestima, más bien nos están saboteando desde dentro, y nos sabotean los condicionamientos inculcados desde nuestra infancia.

El inicio es estar presente en el día a día. Se puede meditar en cualquier tarea cotidiana no es pues una cuestión de tiempo, solo es cuestión de ser conscientes del momento presente. A menudo hacemos tareas de forma automatizada y cuando las terminamos no recuerdas lo que hiciste, no estabas allí, estabas en la tarea siguiente o como se suele decir con la cabeza en otra parte.

Cuando escuchamos hablar de meditación nos imaginamos a un monje budista en una posición perfecta y con un semblante en total calma, y creemos que esto es la finalidad de la meditación, no sentir ni padecer.  Pero es lo contrario es la sensación de saborear la vida y disfrutar cada momento de ella.

Si decides que puede merecer la pena y que no tienes nada que perder quizá estas ideas te puedan orientar.

  • Planifica tu rutina de meditación al principio como una tarea mas dentro de tu agenda.
  • Si te cuesta al principio, dedicar cinco minutos de tu tiempo a esta rutina o te cuesta parar, empieza dedicando consciencia al momento presente de forma voluntaria, por ejemplo a la hora de la comida, se consciente de lo que comes del sabor, del olor, de la presentación, de la temperatura etc.
  • Se consciente de los pensamientos que tratan de sabotear tu practica, no te opongas a ellos simplemente déjalos pasar con el tiempo serán cada vez menos frecuentes.
  • Cuando estés en el momento presente evita cualquier otra tarea ¡Son tus cinco minutos! Te pertenecen todo lo demás puede esperar….cinco minutos.

¡Carpe diem!

Por Mario Illescas (terapeuta en MTC)

Aprender a meditar y manejar las emociones negativas
5 (100%) 1 vote[s]

Este sitio web utiliza cookies Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies